¿Es lo mismo limpiar que desmaquillar? Te lo explicamos

doble limpiezaPuede que en más de una ocasión te hayas preguntado si es lo mismo limpiar que desmaquillar y no sepas si lo estás haciendo bien o mal. No te preocupes porque, en este post, te vamos a ayudar a despejar todas tus dudas.

La limpieza es uno de los pasos que nunca pueden faltar dentro de tu rutina facial por mucha pereza que te de.

Si limpias tu rostro todos los días, no sólo mejorarás el aspecto de tu piel y evitarás su envejecimiento prematuro, sino que también conseguirás que los tratamientos cosméticos penetren hasta las capas más profundas.

Por eso, es muy importante que limpies la piel por la mañana y por la noche: por la noche, para eliminar la suciedad, la contaminación y el maquillaje; y por la mañana, para quitar las impurezas y la grasa que expulsa la dermis durante su proceso de renovación.

Pero, ¿es lo mismo limpiar que desmaquillar? No, en absoluto. Aunque parezcan conceptos muy similares, conviene hacer una distinción entre ambos.

A continuación, te explicamos en qué consisten y cuáles son las principales diferencias.

¿Es lo mismo limpiar que desmaquillar?

No, definitivamente no es lo mismo. Aunque son dos pasos que se complementan entre sí, son totalmente diferentes y en cada uno de ellos se utilizan productos diferentes para conseguir una limpieza más profunda.

Mientras que, por la mañana, puedes utilizar un producto jabonoso o una loción para retirar la grasa y la suciedad acumulada durante la noche, antes de irte a dormir deberías eliminar el maquillaje a conciencia; y, para conseguirlo, nos tememos que debes emplearte más a fondo para eliminar incluso los productos que son resistentes al agua.

Una vez hayas eliminado todo el maquillaje, entonces sí es hora de pasar al limpiador para dejar la tez totalmente limpia y preparada para recibir y aprovechar todos los beneficios que le brindan los tratamientos faciales.

¿Cuál es la diferencia?

Muy fácil. Los desmaquillantes están especialmente diseñados para retirar el maquillaje, como sombra de ojos, máscara de pestañas, barra de labios o la base, pero no aportan una limpieza por sí solos y aquí es donde entran los limpiadores faciales.

Este tipo de producto atrae, arrastra y elimina la suciedad, evitando así que se acumule en los poros y los obstruya provocan acné y la aparición de los primeros signos del envejecimiento cutáneo (arrugas, líneas de expresión o flacidez).

Por eso y, a pesar de que hoy en día algunas marcas han innovado y ofrecen productos «todo en 1» capaces de eliminar el maquillaje y la suciedad, lo más recomendable sigue siendo usar un producto para cada finalidad.

¿Cuáles son los productos más recomendados en cada caso?

Desmaquillar

Es el primer paso para tener una tez sana. De hecho, si quieres prevenir su envejecimiento, nunca deberías irte a dormir sin haber desmaquillado el rostro antes. Estos son algunos de los productos más recomendados para este paso.

Aceite desmaquillante

aceite almendras

Sin duda, es uno de los más eficaces. Si tienes la piel mixta o grasa, puede que te dé algo de respeto, pero si dejas los prejuicios a un lado y empieza a disfrutar de los beneficios que te brinda el aceite.

Aunque no lo creas, el aceite limpiador es la mejor forma de eliminar el maquillaje, sobre todo si es resistente al agua. Reblandece y retira los restos de los cosméticos de una forma rápida y fácil sin dañar la dermis.

Desmaquillante bifásico

También puedes usar un limpiador bifásico para eliminar la máscara de pestañas o la barra de labios. Este producto cuenta con una base acuosa y otra oleosa que eliminan eficazmente incluso los productos más resistentes.

Estas son las mejores opciones que tienes para desmaquillar la tez.

Leche limpiadora

Es el más adecuado, sobre todo, si tienes la piel seca o sensible. Este limpiador tiene una textura más cremosa que desmaquilla el cutis sin resecar y dejando una sensación de hidratación duradera.

Si tu piel es mixta, te recomendamos que optes por otro tipo de texturas más ligeras como, por ejemplo, la loción. Ejerce la misma acción que la leche, pero no aporta un exceso de grasa a la tez.

Toallitas desmaquillantes

No es recomendable usarlas a diario, pero te pueden sacar de un apuro. Eliminan el maquillaje, pero mucho ojo: son muy agresivas con la piel y pueden arrastrar los lípidos que cubren la epidermis dejándola desprotegida.

Es mejor que las dejes sólo para momentos puntuales.

Además, aunque algunas están indicadas también para desmaquillar ojos y labios, procura pasarlas con mucha suavidad para evitar irritar una piel tan delicada.

Agua micelar

El agua micelar es un comodín que igual sirve para limpiar como para desmaquillar, aunque, sobre todo, es perfecta como último paso de la limpieza para garantizar que no queda ni un sólo resto.

Contiene micelas, un conjunto de moléculas que atrae la suciedad y las impurezas como un imán.

Es un producto muy práctico y fácil de usar y, además, también se puede aplicar en los ojos y los labios. Te recomiendo el que estoy utilizando ahora mismo, el de Nezeni Cosmetics.

Limpiar

Sin una buena limpieza, no hay piel sana y joven. Por eso, es tan importante este paso y usar los productos más adecuados.

Jabón o gel limpiador

gel limpiador

Es una de las texturas más usadas. Es perfecta si no quieres renunciar a lavarte la cara con agua y jabón como se ha hecho toda la vida.

Eso sí, procura que no contenga sulfatos ni otros ingredientes químicos que arrastren la barrera lipídica que protege la dermis y la resequen en exceso.

En este post hacemos una selección con las mejores opciones para limpiar.

Espuma o mousse limpiadora

Es, sin duda, una de las texturas más revolucionarias. Aunque está indicada para todo tipo de piel, es perfecta sobre todo para la piel sensible o reactiva.

Elimina las impurezas con suavidad, manteniendo la barrera lipídica en perfecto estado, y proporciona una agradable sensación de frescor y bienestar.

Agua micelar

Como te decíamos antes, el agua micelar es un comodín que sirve para ambas cosas: limpiar y desmaquillar. Eso sí, por la noche, está más indicado como segundo paso después de eliminar por completo el maquillaje.

También puedes probar estos ingredientes naturales que hacen un buen trabajo eliminando la suciedad. O esta receta de limpiador casero.

Entonces, ¿se puede limpiar sin desmaquillar y viceversa?

Definitivamente, no. Por la mañana, basta con usar un limpiador jabonoso o el agua micelar para retirar el exceso de grasa y las impurezas que la dermis ha expulsa durante su regeneración.

Pero, por la noche, es necesario combinar limpiador y desmaquillante si quieres obtener una limpieza más profunda que no sólo te ayude a eliminar los restos de maquillaje, sino la polución, las bacterias y las impurezas que tu tez ha ido acumulando a lo largo del día. Es lo que se denomina una doble limpieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Arriba