Mascarilla facial: guía de uso

mascarilla usoSi necesitas una guía de uso para saber cómo aplicar tu mascarilla facial, estás en el lugar adecuado.

El cuidado de nuestro rostro es esencial para evitar el envejecimiento y lucir un aspecto saludable a pesar del paso del tiempo.

Lo cierto es que este tipo de productos no solo sirven para combatir problemas relacionados con la aparición de arrugas, también aportan sustancias que logran eliminar otros desajustes como el acné, brillos, exceso de sebo, puntos negros, etc.

Por ello, ante tal diversidad, resulta un tanto complejo decantarnos por la más adecuada.

Para hacerte esta labor más sencilla y que no pierdas tu dinero en cosméticos innecesarios, hemos elaborado esta guía que te ayudará a resolver todas tus dudas. ¡Comenzamos!

Qué son las mascarillas faciales

Seguro que ya conoces este producto, ¿verdad? A pesar de la gran fama con la que cuenta dentro del mercado de la cosmética, comenzaremos explicándote qué es una mascarilla para solventar cualquier incertidumbre que pueda generarse acerca de ella.

Se trata de un producto que suele emplearse de forma puntual para obtener ciertos beneficios.

Es imprescindible que elijamos aquella que se adecúe a nuestro tipo de piel y que contenga los activos necesarios para proporcionarnos el efecto deseado.

¿Sabes cuál ha sido la clave de su éxito? Con solo una aplicación durante unos minutos podrás purificar o hidratar la zona, es decir, los resultados se obtienen de forma casi inmediata.

Por qué debemos aplicarnos mascarillas en el rostro

beneficios mascarilla

Su aplicación resulta altamente recomendable para proporcionar a la cara y escote las sustancias y nutrientes que necesita.

Además, formará parte de nuestro propio ritual de belleza , por lo que es una buena ocasión para relajarnos y desconectar del estrés diario.

Gracias a su uso conseguiremos:

  • Mejorar el aspecto de pieles sensibles.
  • Combatir el acné, puntos negros y espinillas.
  • Te ayudan a mantener el rostro joven y a evitar la aparición de arrugas.
  • Aportan una mayor oxigenación y consiguen proporcionar una gran luminosidad.
  • Hidratan en profundidad.

Como podrás observar, las ventajas que ofrecen son muy variadas y se ajustan a cualquier persona independientemente de su edad y tipo de piel.

Te interesa: Todo sobre el multimasking

Qué tipos existen

tipos mascarillas

Existen varios tipos dependiendo de los resultados que desees alcanzar. Es muy importante que aprendas a escoger la más adecuada.

  • Para pieles secas. Debes elegir aquellas que aporten una gran hidratación y nutrición.
  • Para pieles grasas. Eliminarán el exceso de sebo y evitarán la aparición de puntos negros y brillos. Son purificadoras y limpian en profundidad.
  • Para pieles sensibles. Si tienes rojeces, sufres de escozor y el rostro se te irrita con facilidad, este tipo de mascarilla se convertirá en tu mejor aliada, ya que contiene ingredientes calmantes no agresivos.

También podemos clasificarlas según su formato. Las más consumidas son:

  • De arcilla. Suele emplearse la arcilla roja o blanca, aunque para pieles mixtas se recomienda la verde. Tan solo debes mezclarlas con agua y dejarlas reposar 20 minutos una vez puesta. Te recomiendo que pruebes la mascarilla de Nezeni Cosmetics.
  • Peel off. Dejan una sensación increíble de calma y frescor. Consisten en aplicar una capa de producto, dejar que se seque y retirar con cuidado la especie de pellejo que se forma.
  • Exfoliantes. Eliminan cualquier resto de impurezas y la piel muerta. No se recomienda su uso para personas que sufren de enrojecimiento y de sensibilidad. En cuanto a su aplicación, solo debes dejarla reposar unos minutos y eliminarla con abundante agua y movimientos circulares para arrastrar la suciedad.
  • Velos. Consiste en colocarse una máscara que está empapada por una loción y esperar unos minutos. Cuando la retires, extiende la crema sobrante que no ha sido absorbida. Al contrario de lo que puede ocurrir con las peel off, su retirada no produce ningún dolor.

Te gustará: Las mejores mascarillas para la cara

Cuándo debemos aplicarlas

Otra de las grandes ventajas que aportan es que no es necesario aplicarlas diariamente. Basta con utilizarlas una o dos veces a la semana.

La frecuencia de su uso dependerá del mes del año en el que nos encontremos. Por ejemplo, en invierno las pieles secas suelen sufrir en mayor medida que en verano.

Por el contrario, las pieles grasas tienden a necesitar un mayor cuidado en épocas de calor debido a la sudoración y a las altas temperaturas.

Como hemos mencionado anteriormente, a diferencia de otros cosméticos, podemos percibir sus resultados de forma inmediata.

Eso sí, también será necesario otra serie de cuidados: limpieza, hidratación, etc.

Cómo debemos aplicarlas

aplicar mascarilla

El modo en el que debes aplicarla dependerá del tipo que hayas escogido, pero por lo general no suelen diferir demasiado.

En primer lugar, deberás utilizar un limpiador o agua micelar. A continuación, aplica la mezcla en cara, cuello y escote. El tiempo de espera oscila entre unos 15-20 minutos aproximadamente.

Retírala con agua tibia, y, por último, aplica tu crema y otros productos de belleza habituales.

Errores que debes evitar

Existen varios errores que debes evitar a la hora de elegir y aplicar tu mascarilla:

  • Antes de utilizarla, limpia la zona de cualquier resto de maquillaje y déjala libre de impurezas.
  • Fíjate siempre en los ingredientes que la componen, ya que si tienes la piel sensible y utilizas una mascarilla para pieles grasas o mixtas podrán generarse efectos no deseados y alteraciones.
  • Jamás recurras a cosméticos químicos. Es muy importante que escojas siempre aquellas que estén compuestas por ingredientes naturales no corrosivos. De lo contrario, estás exponiendo tu salud facial a graves riesgos como irritaciones y otras reacciones adversas.
  • Si utilizas las del tipo peel off debes saber retirarla correctamente, ya que puede quedar muy adherida.
  • Sé muy constante con su uso. Si no la aplicas cada semana, los efectos no se mantendrán.
  • Combínala con otros cosméticos específicos para el cuidado de tu piel.

Mascarillas caseras, ¿son eficaces?

mascarillas faciales

Una opción a la que recurren muchas personas es elaborar su propia mascarilla casera.

Lo cierto es que resulta ser una buena idea, ya que de este modo solo aplicamos ingredientes totalmente naturales.

Prueba esta mascarilla de pepino casera, o estas otras para reducir los puntos negros.

Además, la mayoría de ellas están compuestas por alimentos que solemos tener en casa como yogur, aceite, huevo, pepino, etc.

En cuanto a su eficacia, si la aplicas de forma constante una o dos veces por semana podrás percibir sus resultados.

Se trata de una buena alternativa cuando no queremos invertir más dinero en otro producto o cuando se nos ha acabado nuestra mascarilla habitual y no podemos ir a comprarla.

Conclusión: las mascarillas proporcionan beneficios inmediatos

Con nuestra guía de uso de mascarilla no tienes excusa para comenzar a introducirlas desde este mismo momento en tu rutina habitual de cuidados.

Recuerda que con solo aplicarla una o dos veces por semana obtendrás resultados increíbles.

Sé muy constante con su uso y elige aquella que mejor se adapte a tu tipo de piel. De lo contrario, podrían generarse algunas alteraciones o irritaciones.

Una buena alternativa a las mascarillas que venden en el mercado es elaborarla tú misma en casa con ingredientes y alimentos naturales. ¡Te sorprenderá la gran variedad que puedes llegar a crear!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Arriba