¿Cómo quitar el Maquillaje Waterproof?

No existen pocos productos cosméticos en el mundo, pues el mercado estético es uno de los más competitivos que hay, además de que cuenta con el apoyo de una rama de investigación propia, que da uso a la tecnología moderna, los descubrimientos en cuanto a las propiedades de un sinfín de sustancias, así como el conocimiento acerca de la anatomía de la piel, para crear y diseñar cada día más y más elementos, cuya eficacia siempre supera la de sus predecesores.

¿Cómo quitar el Maquillaje Waterproof

Esto ocurre también en el caso del maquillaje, lo que nos permite encontrar en cualquier establecimiento de belleza, no solo algunos de muy larga duración, otros elaborados a partir de materias cien por ciento naturales y más que, por ejemplo, son inmunes al contacto con ciertos elementos que siempre han sido enemigos de un trabajo de maquillado ideal, como sería el caso del agua, a la que los especialistas responden con una palabra: Waterproof.

Así es, traducido como “A prueba de agua”, nos da una idea de la finalidad más básica de su diseño. Sin embargo esto representa también una interrogante para aquellos que no se consideran expertos en cosmética. Si usualmente retiramos esta sustancia de nuestro cutis utilizando líquido, pero esta presentación es inmune al agua, entonces, ¿cómo podemos eliminar el maquillaje una vez aplicado sobre la piel?

Si has pensado alguna vez en probar un producto desechable y eficaz para eliminar los residuos de maquillaje, puedes conocer aquí sobre Toallitas desmaquillantes ¿son buena opción?

Acerca del maquillaje tipo waterproof

Acerca del maquillaje tipo waterproof

Como la mayoría ya debe saber, el maquillaje es aquella conjunción de sustancias, fabricadas con diferentes bases, como cremas, polvos, grasa o gel, que aplicamos sobre nuestro rostro por diversas razones, la mayoría de índole estética, como cubrir cicatrices e imperfecciones, nivelar el tono de la dermis, añadir luminosidad y belleza; o simplemente adornar un poco nuestro rostro, de acuerdo a las tendencias de la moda, siempre y cuando nos guste y nos sintamos cómodos.

Sin embargo, esta sustancia ofrece ciertos problemas a la hora de permanecer sobre nuestro rostro, ya que no posee ningún tipo de adherente o adhesivo, lo que sería perjudicial para el cutis. Por ejemplo, el maquillaje se puede correr o retirar si se frota con algo de presión, puede perder su color o, desafortunadamente, se puede alterar en contacto con cualquier líquido, ya sea en pocas o grandes cantidades, e incluso el propio sudor.

Para evitar este último problema, se diseñó el llamado maquillaje waterproof, palabra que se traduce del inglés sencillamente como “a prueba de agua”, dando de este modo un significado bastante obvio a su nombre. Se trata de una sustancia que, por sus características, no se ve afectada por el contacto de los líquidos, sino que evita el paso de estos hacia la piel, eliminando así el riesgo de que este sea removido o se altere siquiera.

Por supuesto, esto no se logra gracias a algún milagro o una sustancia mágica, sino que se trata de una ventaja de su composición, obtenida gracias al uso, como base principal de su elaboración, de polvos micro ionizados, glicerina y ceras finas que se fijan sobre la piel, creando una especie de película uniforme, totalmente compatible con el agua, que no retira ni una sola gota del maquillaje.

Esto no solo hace que, por ejemplo, el sudor de nuestros poros pase a través del maquillaje, hacia el exterior, se deslice sobre este y caiga sin arrastrar la sustancia ni arruinar nuestra imagen ni un poco, sino que, con el uso de aquellos que presentan la mejor calidad, es posible incluso entrar a nadar un poco en una piscina, tomar el sol durante horas o darnos un relajante baño en una tina, sin temor a que al final terminemos tan solo con manchas informes en el rostro.

Por supuesto, aunque muchas personas suponen que, debido a la función que debe cumplir a los ingredientes con los que se fabrican, el maquillaje waterproof puede ser peligroso para nuestra piel, lo cierto es que su composición contiene una gran cantidad de ingredientes que son más bien beneficiosos, que protegen contra elementos externos como la luz solar y las impurezas, mientras crean una micro porosidad para dejar pasar el aire y que el tejido respire, evitando la distensión.

Productos ideales para retirarlos

Productos ideales para retirarlos

Es un error común que la forma correcta de desprender el maquillaje es restregar el rostro con agua y jabón, así como utilizar toallas húmedas y frotar aplicando presión. Esto solo creará una tensión y elongación del tejido que puede causar imperfecciones, por lo que el desmaquillado debe realizarse utilizando productos ideados específicamente para esta función, incluso si se trata de nuestro protagonista a prueba de agua.

Por ello, cabe destacar que existen artículos de diseño específico para eliminar este tipo de maquillaje, así como otros que se aprovechan de poseer una textura un poco más espesa, para contener micro partículas de alta porosidad, que retiran toda impureza, sebo y rastro de contaminación de la superficie cutánea. También los hay elaborados a base de alcohol, muy efectivos pero con la desventaja de resecar la piel, por lo que deben aplicarse con precaución.

Echa un vistazo a Conoce los 5 Mejores desmaquillantes de ojos actuales

Limpiador bifásico

Este es el producto de mayor demanda para este trabajo, ya que funciona en base a dos activos combinados, uno de textura oleosa o aceitosa, que permite la remoción de las impurezas de los poros y líneas más profundas y difíciles de alcanzas; además de otro agente de textura acuosa, completamente líquida y de absorción inmediata, que se encarga conducir la sustancia de manera más eficaz por la superficie del rostro.

Se puede adquirir un ejemplar en cualquier tienda cosmética, elaborado con ingredientes naturales o sintetizados mediante procesos de hidrólisis, para disminuir su densidad, lo que permite no solo una mejor absorción por parte de la piel, sino la posibilidad de agregar otras propiedades y nutrientes a la mezcla. De igual manera, es posible fabricar un limpiador bifásico casero, cuya base es la combinación de aceite de rosa mosqueta y agua de rosas.

Agua micelar

Un artículo cuya popularidad crece y crece cada día, gracias al contraste entre la sencillez de su fórmula y su poderosa eficacia, el agua micelar, aunque en base a agua pura desmineralizada, posee un potente activo capaz de remover cualquier tipo de maquillaje, incluso el que denota ser a prueba de líquido. Dicho agente, conocido como micelas, es una pequeña molécula de dos polos, que da su nombre al increíble producto.

Estas micelas poseen dos polos que permiten el cumplimiento de su tarea, uno hidrófilo, que mantiene la molécula en la superficie del agua, evitando la ruptura de la tensión superficial del líquido, gracias a su capacidad tensioactiva, mientras la otra, de carácter lipófilo, adhiere a su volumen todo tipo de impurezas, contaminación, sebo y cualquier agente externo que permanece en la superficie del rostro, tal como sería el maquillaje.

Gel desmaquillante

Dada la resistencia al agua del embellecedor facial que tomamos hoy como protagonista, se podría pensar que cualquier removedor o limpiador con una textura diferente al líquido podría ser efectiva, siempre y cuando posea los activos y propiedades específicos para dicha función. Esto es cierto, pero hasta un punto específico, ya que la base de cualquier desmaquillante casi siempre es de estado líquido.

Cuando se trata para reducir su densidad molecular, se puede obtener un producto en gel, cuya capacidad de absorción pasa a través de toda capa de maquillaje, llegando hasta la superficie de la piel y permitiendo así la remoción de este, no al disolverlo, como en el caso de otros productos, sino al eliminar la adhesión natural que lo mantiene sobre el cutis, permitiendo eliminarlo con cualquier pañito o toalla seca.

Espuma desmaquillante

El mismo principio de cualquier elemento para remover el maquillaje, ya sea a base de alcohol, agua o aceite, puede mejorar su potencia y adquirir una espumosa consistencia, siempre que su forma sea tratada con los tensioactivos adecuados. Este permite, como mencionamos anteriormente, que los activos removedores y limpiadores permanezcan en la superficie de la sustancia, convirtiendo al líquido en tan solo un medio para su acción.

De esta forma, no es el agua la encargada de la remoción del maquillaje, por lo que sólo se necesita una pequeña cantidad, tratada con los tensioactivos, para obtener un producto cuya textura es parecida a la espuma de afeitar, que se aplica sobre el rostro y luego, tras dejarlo actuar, se retira con cualquier toallita, trozo de tela o algodón, junto al maquillaje y las impurezas, sin resistencia alguna.

Aplicación correcta del desmaquillante

Aplicación correcta del desmaquillante

Aunque la mayoría de los productos a utilizar se encuentran de forma líquida, con niveles de espesor mayores, como las espumas, las cremas y el gel; u otros menores, en el caso del agua micelar, las leches limpiadoras y otros desmaquillantes, estos no serán simplemente arrojados sobre la piel, por lo que debemos tener en cuenta el uso de un medio por el cual aplicarlos en el rostro, que en algunos casos pueden ser simplemente la punta de los dedos.

Sin embargo, se recomienda optar por medios más suaves, como discos de algodón, toallitas secas, paños o guantes desmaquillantes o esponjas cosméticas con la misma finalidad. Estas se humectan e impregnan del desmaquillante, sin necesidad de empaparlas por completo, para que así puedan llevarlo a la superficie del rostro, dando como ventaja una textura semi porosa, ideal para el proceso de retirado del maquillaje ya desprendido y diluido.

Lo primero es retirar este de las zonas más delicadas, donde también se suele utilizar la mayor densidad y los colores más vivos, sea si se trata de maquillaje a prueba de agua, en polvo o cualquier otro. Primero los labios, dando pasadas firmes pero sin aplicar demasiada presión, para evitar que se derrame un poco de la sustancia (en caso de mojar mucho el medio por el que la estamos aplicando) y entre en nuestra boca.

Después en la zona del contorno de ojos, que incluye el canto de la cuenta ocular, justo sobre el pómulo, hasta las cejas; siendo el lugar donde se encuentra la dermis más fina, elástica delgada y delicada de todo el cutis. Por ello, para evitar distensiones que puedan ocasionar arrugas, patas de gallo y bolsas en los ojos, así como molestias menores en la vista por aplicar mucha presión, debemos tener en cuenta un método específico.

Se recomienda dejar descansando, por ejemplo, el disco de algodón impregnado en desmaquillante sobre el párpado derecho, unos 10 segundos al menos, para que la sustancia haga efecto y disuelva el maquillaje. Tras esto, procedemos a ir frotando con suavidad hacia abajo, llevando los residuos y las impurezas hacia el exterior, donde están las pestañas, para facilitar su remoción. De debe repetir el mismo procedimiento en los párpados inferiores.

Una vez realizado este paso tan delicado, donde debemos tener cuidado para evitar consecuencias a largo plazo, como las imperfecciones antes mencionadas, procedemos a eliminar el delineador de las cejas, en caso de utilizarlo. A partir de aquí ya podemos frotar y aplicar un poco más de presión, por lo que simplemente colocamos el algodón en la parte interna de las cejas, sobre el tabique, y procedemos a moverlo hacia el exterior para eliminar todos los residuos.

Por último, el resto del cutis se puede limpiar de la forma que resulte más cómoda, sin embargo, los estudios realizados por especialistas, aseguran que para no alterar la estructura dérmica, al igual que para no crear distensión e imperfecciones, sobre todo en la frente, se puede utilizar un método específico, con una serie de pasos y movimientos que siguen la forma natural del rostro y la tensión propia de la piel y el tejido de los músculos faciales.

Para utilizar esta técnica, que más bien se puede presentar como un pequeño truco, dada su facilidad, tomamos nuestro medio, en este caso el disco de algodón que damos como ejemplo (previamente impregnado en el desmaquillante de preferencia), lo colocamos entre las cejas y procedemos a frotar hacia abajo, hacia la punta de la nariz, aplicando presión a los lados, donde se suele acumular la grasa. Con este movimiento limpiamos todas las impurezas en una sola pasada.

Luego de esto, colocamos el algodón en el centro de la frente y procedemos a limpiar, frotando en una espiral, que se va abriendo poco a poco hacia el exterior, dando como resultado un movimiento giratorio que buen podría representar parte de un buen masaje facial. Esto ayuda no solo a mantener la tensión natural de la dermis, sino a regular la el flujo sanguíneo, aumentando el caudal que llega a las células y oxigenando estas para estimularlas en la eliminación de la oxidación y la producción de colágeno.

Este mismo paso se puede aplicar en las mejillas y la barbilla, comenzando desde el centro de cada una de esas partes del rostro, realizando un movimiento circular que se irá ampliando y luego aclarando, en caso de que el maquillaje sea demasiado denso, con otra pasada de un nuevo algodón limpio y humedecido en la emulsión para limpiar y retirar cualquier residuo.

Por último, el caso de las mujeres que gustan aplicar un poco de base, polvo, brillantina o cualquier tipo de maquillaje en el cuello y la zona del escote, aunque no es muy común cuando se usa esta presentación a prueba de agua. Aquí la remoción de este es mucho más sencilla, ya que se suele aplicar solo un poco del embellecedor, además de que se trata de partes del cuerpo donde la piel es más tonificada y firme, por lo que pueden limpiarla con libertad.

Cuidado de la piel tras desmaquillar

Cuidado de la piel tras desmaquillar

Esta nunca debe ser la única acción que realicemos durante una rutina de cuidado y belleza facial nocturna, ya que, aunque es necesaria para no ir a dormir con el maquillaje sobre el rostro, es insuficiente en cuanto a la salud de la piel se refiere. Además, debido a la resistencia de este tipo a prueba de agua, en muchas ocasiones quedan restos del mismo que ingresan en los poros y los obstruyen, aunque en cantidades muy pequeñas.

Sin embargo, para evitar que estos se acumulen con el tiempo, lo que podría causar desde granos, barros y problemas de acné, hasta imperfecciones más visibles y permanentes, como arrugas, líneas de expresión, manchas y diferentes marcas, es necesario realizar una limpieza facial más profunda, utilizando limpiadores diseñados específicamente para este trabajo. Estos son capaces de retirar cualquier resto dejado por el desmaquillante, al igual que todo tipo de impurezas y el sebo resultante de las pieles más grasas.

Después de esto, si buscamos prevenir o reducir la aparición de imperfecciones ocasionadas por el paso de los años, así como las causadas por el envejecimiento prematuro que aparece por la falta de cuidado de la piel, debemos utilizar una crema hidratante, con emolientes y activos que ayuden a mantener nutrida y humectada la dermis, no solo en sus capas más superficiales sino en las inferiores, a las que podemos llegar con el uso de sérum u otros artículos cosméticos.

Puedes realizar la aplicación de todos estos productos con un simple artículo reutilizable. Si quieres conocerlo, te invitamos a leer Esponjas desmaquillantes ¿cómo se usan?

Por último pero no menos importante, para quienes buscan una rutina más detallada, que proteja la piel de los daños a largo plazo que causan el sol, las impurezas y el uso continuo del maquillaje (sí, lo creas o no, esto puede ocasionar efectos secundarios a nuestro cutis, razón por la cual se recomienda siempre el desmaquillado), no podemos olvidar una aplicación recurrente de crema antiedad, preferiblemente con antioxidantes y vitaminas, que otorgue todas las propiedades necesarias para el mejor cuidado facial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Arriba